El Departamento de Defensa de EE. UU. (DoD) publicó una lista actualizada de empresas que afirmaba tener vínculos con el ejército comunista chino. La lista, que esencialmente coloca a estas empresas en una lista negra de inversiones, ha agregado nueve nuevas empresas, incluido el fabricante chino de teléfonos Xiaomi.

En respuesta, Xiaomi lanzó hoy su propia declaración que desacredita la afirmación del Departamento de Defensa. La empresa aclaró a sus socios y clientes que no es una «empresa militar china comunista». Más concretamente, Xiaomi confirmó que el ejército chino no controla la compañía.

El anuncio del DoD es la última lista de compañías que están supuestamente afiliadas o controladas por China que operan directa o indirectamente dentro de los EE. UU. Dicho esto, Xiaomi sostuvo que cumple con las «regulaciones de las jurisdicciones donde realiza sus negocios». También reiteró que sus productos y servicios son solo para clientes comerciales y civiles.

Las listas anteriores donde se bloqueaba la operación incluían firmas como Huawei y Semiconductor Manufacturing International. La prohibición prohíbe a los estadounidenses invertir en estas empresas y exige a todos los inversores existentes que se deshagan de sus participaciones en las empresas de la lista negra antes del 11 de noviembre.

Sin duda esto mete más presión a la guerra comercial en el medio de un desajuste mundial causado por la pandemia.

Deja un comentario