El comando de truncate de Linux es bastante común y se usa generalmente para reducir o ampliar el tamaño de cada ARCHIVO al tamaño especificado. Si un ARCHIVO (por ejemplo, archivo de registro) es más grande que el tamaño especificado, los datos adicionales se pierden, pero si un ARCHIVO es más corto, se extiende y la parte extendida (agujero) se lee como cero bytes.

Los ejemplos que voy a mostrar se probaron en Debian, pero funciona para todas las distros. Para el sistema Ubuntu / Debian, viene junto con el paquete coreutils.

Instalación

CentOS
yum -y install coreutils

Debian
apt install -y coreutils

Ejemplos de uso

1. Borrar el contenido de un archivo con truncate

truncate -s 0 archivo

Esto es útil, por ejemplo, para borrar archivos de registro. Esto es mejor que eliminar manualmente un archivo y tal vez hacer un toque para el nuevo. El proceso de truncate básicamente elimina todos los contenidos del archivo. No elimina el archivo en sí, pero lo deja en el disco como un archivo de cero bytes.

2. Especificar el tamaño un archivo

El siguiente ejemplo truncará el archivo info.txt a 10 bytes de tamaño.

truncate -s 10 info.txt

3. Extender el tamaño del archivo con truncate

También puede ampliar el tamaño del archivo desde el estado actual al estado deseado. Utilizando la opción -s  con un y el tamaño.

truncate -s +200K info.txt

4. Reducir el tamaño del archivo con truncado

Digamos que tenemos un archivo de 500K y queremos reducirlo a 250K. Utilizaremos la opción -s  con un  –  en el tamaño especificado.

truncate -s -250K info.txt

Deja un comentario