Cada vez está más claro que para obtener una protección integral frente a intrusiones y amenazas es necesario combinar nuestro antivirus con una buena VPN.

Antes de nada ¿Qué servicios ofrece una VPN? Los servicios principales de los que podemos beneficiarnos son los siguientes:

– Navegación totalmente privada. Al conectarnos a un servidor VPN nuestra dirección física e IP permanecen ocultas, a efectos prácticos es la del servidor VPN elegido, lo cual es útil si queremos acceder a un servicio no activo en nuestro país pero sí en otro, o beneficiarnos de los precios de un servicio que, sí se ofrece en nuestro país, pero que es más económico en otro.

Para que sea totalmente anónimo sería deseable que la VPN que contratemos no tenga un registro de nuestra actividad, algunas VPN ofrecen ese servicio.

– Desbloqueo de páginas web no operativas para nuestro país. Como hemos dicho en el párrafo anterior uno de los servicios más atractivos es el de acceder a páginas y aplicaciones no disponibles desde nuestro país. Les sorprendería conocer la lista de ellas que no están disponibles en según qué zona: Spotify, Twitter, Wikipedia, Sky, Google… la censura y el control gubernamental es muy habitual dependiendo de dónde estemos. ¿Cómo se puede acceder a dichos servicios si en nuestro país está censurado? Porque la conexión entre nuestra ISP y la página de destino se realiza a través del servidor de la VPN, y la comunicación entre esta y la página deseada es cifrada y por lo tanto secreta, no se puede censurar un acceso que no se conoce. De este modo podremos mantener nuestra cuenta en Facebook aun en el caso de mudarnos a un país en el que la utilización de dicho servicio esté prohibida.

– Desbloqueo de ciertos streamings. ¿Nunca les ha pasado que desean ver un video en YouTube, pero justo está restringido el acceso en su país porque la música que contenía tenía una demanda de propiedad intelectual? Pues con una VPN podrían saltar la molesta censura, ya que al tener servidores en varias decenas de países podemos visualizar el streaming en cuestión, saltándonos la censura por zonas. Pero no se limita a YouTube, servicios tan prestigiosos como BBC iPlayer y su contenido de gran calidad también puede estar disponible para el usuario de una VPN, independientemente de dónde nos encontremos.

Por supuesto debemos comprobar la velocidad del servidor VPN que deseemos contratar, algunos cuentan con test para comprobarlo antes de contratar el servicio. Aún con todo, también es interesarse asegurarse de que durante un tiempo prudencial podemos echarnos atrás y cancelar la subscripción, ya que puede que descubramos que el servicio no nos funciona todo lo bien que debiera o que realmente no nos interesa.

–  IP compartida. Cuando utilizamos una VPN estamos operando desde su IP a efectos prácticos, y, obviamente, si es un negocio que funciona bien deberá tener varios miles más de clientes, con los cuales compartiremos la misma IP, lo que nos oculta entre miles de facto.

Si mediante la obtención de nuestra IP se puede obtener nuestra dirección física, ya que suelen estar vinculadas, nos podría empezar a llegar publicidad de comercios de la zona mientras navegamos, algo que nos puede interesar, o no, de hecho, si nos interesa ya nos preocuparemos nosotros mismo de hacernos con dicha publicidad, ¿verdad?

En otros casos, como en países sin libertades políticas, ocultar nuestra IP es una cuestión muy seria, ya que incluso las infracciones más leves, como acceder a una red social prohibida como Twitter, pueden ser duramente castigadas.

A tener en cuenta

Si en vez de decidirnos por una VPN de pago, que obtiene beneficio ofreciéndonos un buen servicio, decidimos utilizar un proxy gratuito debemos ser extremadamente cuidadosos, ya que al ser gratuitos es más que probable que obtengan su necesario beneficio mediante rastreadores y demás malware molesto.

– Comprobar que funcionará correctamente con el sistema operativo de nuestros dispositivos, parece una perogrullada, pero nunca está de más insistir incluso en los aspectos más obvios.

Si hacemos uso del cada vez más extendido wifi gratuito que ofrecen ayuntamientos, cafeterías, hoteles, aeropuertos y un sinfín de instalaciones y organizaciones más y no estamos accediendo a través de un servidor VPN estamos corriendo demasiados riesgos, sin VPN mejor utilizar nuestros propios datos.

Una vez nos hayamos decido por la VPN que más nos convenza, instalarla y configurarla suele ser fácil e intuitivo, prácticamente como cualquier otro software que adquiramos, diseñados para ser amigables con los usuarios.

Deja un comentario