Para poder controlar los servicios de nuestro sistema operativo Linux, vamos a necesitar saber todo lo que podamos del comando systemctl, que es el encargado de centralizar el manejo del sistema, así que trataré de mostrar las posibilidades con ejemplos prácticos.

1. Verificación del estado del servicio y mostrar las unidades de servicio

# systemctl status exim4.service
# systemctl show exim4.service

2. Verificar que el servicio esté activo y habilitado

Si el servicio está activo, significa que el servicio se está ejecutando sin problemas. Ejemplo, verificamos si el servicio de exim4 se está ejecutando o no.

# systemctl is-active exim4.service 
active

Habilitar el servicio significa que estamos garantizando que el servicio se inicie cuando se reinicie el servidor.

# systemctl enable exim4.service 
# systemctl is-enabled exim4.service
Enabled

3. Iniciar y re-iniciar un servicio

# systemctl start exim4.service
# systemctl restart exim4.service

4. Listar dependencias y trabajos

El listado de dependencias significa cuáles son los servicios que tenemos que iniciar antes de comenzar este servicio requerido.

# systemctl list-dependencies exim4.service

# systemctl list-jobs 
No jobs running.

5. Recargar y restablecer el estado del servicio

Tal vez te preguntes por la diferencia que existe entre recargar el servicio y el reinicio.

La recarga del servicio se usa siempre que cambiamos algo al servicio y nos gustaría enviar los cambios al servicio sin interrumpir a los usuarios conectados. Recargar el servicio nunca cambiará el PID existente.

El reinicio del servicio se utiliza para parar y volver a iniciar el servicio, cada vez que ejecutamos reiniciar, los usuarios existentes se desconectarán y se creará un nuevo PID.

# systemctl reload exim4.service

Restablece estado

# systemctl reset-failed exim4.service

Deja un comentario